Descripción

Rayos X es una prueba radiológica que utiliza radiaciones ionizantes (rayos X), mediante la cual obtenemos una imagen de la zona anatómica a estudiar, cuyo soporte puede ser una placa radiográfica o bien formato digital.

¿Se utiliza algún tipo de medicación?

La radiografía simple no requiere de medicación, ni preparación previa por parte del paciente.

La radiografía contrastada precisa de preparación previa que dependerá del tipo de estudio a realizar y requiere de la administración de contraste que puede ser oral ó intravenoso.

¿En qué consiste la prueba?

En la sala de radiología el paciente deberá desnudar la zona anatómica a estudiar y dejar sus objetos personales, sobre todo joyas y objetos metálicos para no interferir con las imágenes radiológicas.

Posteriormente el paciente permanecerá de pie o sobre una camilla durante el estudio, que será realizado por el técnico en radiología y que durará alrededor de unos 5-10 minutos.

Contraindicaciones

La radiografía es una prueba indolora para el paciente, rápida, sencilla y en general segura, ya que no implica un riesgo importante para la salud, pero al emplearse radiación ionizante (rayos X) debemos controlar su uso innecesario sobre todo en niños, lactantes, y evitarla en mujeres embarazadas o con sospecha de embarazo.