Descripción

La Densitometría es una prueba que utiliza rayos X, mediante la cual podemos determinar la densidad mineral o masa ósea, importante para un diagnostico precoz de la osteoporosis (pérdida progresiva de calcio y disminución de la masa ósea) y para la prevención de fracturas óseas, siendo especialmente vulnerables la mujeres después de la menopausia, aunque está indicado en pacientes con los siguientes factores de riesgo para el desarrollo de osteoporosis:

-mujeres mayores de 45 años y hombres mayores de 55 años

-menopausia temprana

-antecedentes familiares de osteoporosis

-uso prolongado de corticoides

-enfermedades tiroideas o paratiroideas

-tabaquismo

-baja ingesta de calcio

-talla baja y malnutrición

-fractura por traumatismo menor

-insuficiencia renal o hepática crónica.

¿Se utiliza algún tipo de medicación?

Ésta prueba no requiere preparación previa por parte del paciente. Debe evitarse la toma de suplementos de calcio 24 horas antes de la prueba. Si antes se realizó una prueba radiológica con contraste (bario) o prueba isotópica, debe esperar 10-14 días para realizarse la densitometría.

¿En qué consiste la prueba?

El paciente después de desvestirse y pornerse una bata, se coloca en decúbito supino sobre la mesa del equipo de densitometría, permaneciendo inmóvil durante la prueba. El aparato tiene un brazo móvil que se desplaza por la zona a estudiar, generalmente la cadera y la columna lumbar. El equipo emite dos haces de rayos X, uno que es absorbido por tejidos blandos del cuerpo y otro que es absorbido por el hueso. El equipo detecta la cantidad de radiación absorbida y mediante un programa informático calcula la densidad mineral ósea de la zona explorada. Los resultados se comparan con valores promedios en función de la edad y sexo del paciente, dando información sobre el estado de osteoporosis del paciente y el riesgo de sufrir fracturas óseas. La prueba suele durar entre 10-30 minutos. Después el paciente puede seguir su vida normal.

Contraindicaciones

La densitometría es un estudio indoloro, rápido, sencillo y seguro para la paciente y no implica un riesgo importante para la salud al ser mínima la exposición a la radiación ionizante (inferior a la de una radiografía de tórax).

Debe evitarse en mujeres embarazadas o con sospecha de embarazo.